La zapatera prodigiosa (1930)

¿Qué contiene?

Sátira costumbrista andaluza.

¿De qué trata?

Ojos negros y pelo rubio envuelven la personalidad firme, caprichosa e incluso dulce de la jovencita zapatera, la cual no parece pertenecer al pequeño y sofocante escenario del cortijo cordobés en el que vive y donde es la principal protagonista de las ponzoñosas habladurías de sus envidiosos habitantes.

Siendo el blanco de los más implacables comentarios por haber cometido la pequeña inocencia de casarse con el viejo zapatero, no consigue ser feliz, pues su carácter impetuoso e impulsivo (signo de su juventud), le coloca una densa venda sobre los ojos que le impide ver con claridad que lo posee todo para serlo.

Así es como transcurren los días para ella, lamentándose continuamente de su suerte y reclamándole al destino por no haberle dado la vida que ella cree merecer y compadeciéndose por ser una víctima del trabajo y las tribulaciones.

No puede evitar (humillada y sugestionada por las críticas de sus vecinas), pensar en su esposo como una atadura que la mantiene profundamente unida a todo aquello que desprecia y aborrece. Es así como su único placer lo encuentra en torturar a su esposo, hablándole de cómo su juventud se marchita inútilmente a su lado, sin advertir que el único abismo entre ambos es el creado por ella misma. Un abismo cuya profundidad se torna más intensa cada vez que ella lo humilla y le recuerda que él no es más que un simple zapatero.

El pobre zapatero aguanta con paciencia los arrebatos de su esposa, temeroso del escándalo y limitándose a culpar a su difunta hermana por incitarlo a casarse, al tiempo que la zapatera culpa a su vez, a su compadre Manuel.

Convencido de que su esposa no lo quiere, y como ser débil y humano que es, no puede sobrellevar los corrosivos comentarios que circulan en el pueblo sobre su vida familiar y se decide entonces a abandonarla.

La verdad sobre el abandono le es descubierta a la zapatera por los labios de un niño inocente hacia el cual ella siente una profunda ternura. Primero, el enojo se apodera de ella, para luego ceder su lugar a una sincera melancolía, incrementada por la agobiante presencia de sus vecinas.

Tras la marcha de su esposo, la zapatera es ahora la dueña de una taberna donde acuden los habitantes del pueblo para entregarse a unos momentos de desidia. Transcurridos cuatro meses, ésta sigue sin ceder ante sus pretendientes pues se considera una mujer casada y decente que ya no recuerda a su esposo como un menesteroso y viejo zapatero, y lo evoca vestido con entallado traje negro, corbata de seda roja y cuatro anillos de otro, tal y como lo vio por primera vez.

Cierto día, llega el zapatero a la taberna disfrazado de titiritero y es amablemente recibido por su esposa, quien a su vez ignora la verdadera identidad del forastero.

Aprovechando las peticiones de los presentes, desarrolla para ellos una pantomima en la cual no hace más que representarse a sí mismo junto a su joven esposa. Súbitamente es interrumpida su farsa por dos mozos que pelean afuera por el amor de la zapatera, quedándose sin auditorio al salir todos a presenciar la contienda.

Al quedar solos, sin revelar aún su identidad, el zapatero le confiesa sufrir una situación idéntica a la de ella, inventando que su esposa lo había abandonado también por un mundo fantasioso en el cual él no tenía cabida.

Conmovida por la confesión del extranjero, ella le habla sobre su terrible soledad y de lo mucho que quiere y extraña a su esposo, quien feliz ante lo que oyen sus oídos, le demuestra quién es en realidad.

La felicidad llega por fin a ese humilde rincón de Córdoba, en cuyo marco resuenan de nuevo, las discusiones de los esposos.

Curiosidades:

  • La obra de Federico García Lorca abarca temas tan variados como la maternidad, el amor, el placer sexual, los celos. Pasiones y deseos de oscura fuerza elemental que acaban provocando la muerte violenta e inseparable del amor en la obra lorquiana. Su concepto del arte teatral fue evolucionando desde el drama poético, hasta la tragedia desnuda de todo ropaje lírico, cuyos temas centrales eran casi siempre, sucesos que habían acontencido en los pueblos andaluces, cuya vida García Lorca conocía muy bien.
  • Están presentes las figuraciones míticas-simbólicas que tan estudiadas han sido por la crítica en la obra lorquiana. Una mariposa entra en la casa de la zapatera, volando desesperadamente ante los intentos de un niño por atraparla, al tiempo que grita: “… mariposa del aire, qué hermosa eres…. no te quieres parar, pararte no quieres…”. En realidad son frases que se ajustan metafóricamente a la personalidad rebelde de la joven zapatera, que en el fondo sigue resistiéndose a que interrumpan su libre vuelo.
  • García Lorca se vale también de las súbitas apariciones o salidas de escena (en este caso por parte de las vecinas y el niño), para crear el ámbito de sorpresa característico de toda farsa.
  • Pinta personajes exagerados, tanto en su lenguaje como en sus actitudes, para representar claras realidades. Tal podría ser el caso del viejo zapatero, el cual afirma huir del escándalo “…como las salamanquesas del agua fría….”.
  • Entre las cortas páginas de esta farsa, se vislumbra con espléndida claridad y sencillez, el genio de Federico García Lorca. Combinando magistralmente la naturalidad con la exageración, y la franqueza con la candidez, nos hace entender, no sin cierta ironía, que el ser humano difícilmente es feliz con lo que tiene. Abre los ojos al lector ante dicha verdad, logrando con una crítica hábilmente oculta entre las risas propias de la farsa, que nos pongamos a reflexionar al vernos nítidamente caracterizados en el personaje de la joven zapatera. Un personaje que nos retrata a todos los que no somos conscientes en realidad acerca del valor de todo cuanto nos rodea, sino hasta que lo hemos perdido.
  • Realiza una crítica despiadada sobre la difícil existencia en un pequeño infierno en donde la felicidad de unos se nutre del desamparo de los demás. Pero sobre todo, en pocas pero perfectas líneas, nos hace creer en la existencia de un mundo sencillo, alejado de las imperfecciones de las riquezas meramente materiales y que radica en el interior de todos nosotros.

Motivos por los que debes leerlo:

Si te gusta el género fársico o si alguna vez te has hecho la siguiente pregunta: “¿por qué nos cuesta tanto ser felices?

Veredicto:

Entretenido.

Anuncios