Los hombres que no amaban a las mujeres (Millenium I) (2005)

“El 18% de las mujeres de Suecia, han sido amenzadas en alguna ocasión por un hombre. En Suecia el 46% de las mujeres han sufrido violencia por parte de algún hombre. En Suecia el 13% de las mujeres han sido víctimas de una violencia sexual extrema, fuera del ámbito de sus relaciones sexuales. En Suecia el 92% de las mujeres que han sufrido abusos sexuales en la última agresión, no lo han denunciado a la policía.” 

¿Qué contiene?

Muuuuuuucho frío y una intriga de género policiaco muy bien escrita.

¿De qué trata?

A continuación se realiza un mero resumen exento de todo adorno literario, ya que la trama es bastante enredada, como en toda buena novela policiaca:

Harriet Vanger desapareció hace 36 años en una isla sueca propiedad de su poderosa familia. A pesar del despliegue policial, no se encontró rastro suyo así que el caso se cierra y se olvidan los detalles, pero su tío Henrik Vanger, empresario retirado, vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir.

En las paredes del estudio del empresario cuelgan 43 flores secas y enmarcadas. Las primeras 7 fueron regalos de su sobrina. Las otras, llegaron puntualmente para el cumpleaños de Henrik de forma anónima desde que Harriet desapareció.

Lisbeth Salander es una peculiar investigadora privada, socialmente inadaptada, tatuada, llena de piercings, con una total ausencia de compromiso emocional, lo cual refleja en sus investigaciones, pero con extraordinarias e insólitas cualidades (memoria fotográfica, hacker…). Es una investigadora estrella. Pálida, de delgadez anoréxica, pelo cortado al cepillo, piercings en nariz y cejas. En el cuello, lleva tatuada una abeja de dos centímetros. Un brazalete tatuado en el bíceps y otro en el tobillo. Un dragón enorme tatuado en un homóplato. Pelirroja con el pelo teñido de negro. A pesar de su extrema delgadez, no tiene problemas de anorexia y come mucho. Tiene veinticuatro años pero aparenta catorce. A veces suele llevar un repulsivo carmín negro. Nunca habla de sí misma. Tiene fama de cambiar de humor drásticamente. Carece de certificado escolar, pero sus informes son lingüísticamente correctos y excelentes. Tras su arisca apariencia, se oculta una persona muy inteligente. Nadie sabe nada sobre su vida privada ni sobre su pasado. Calza Doc Martens. Al cumplir los trece, Salander fue internada en la Clínica de psiquiatría infantil ya que la consideraban psiquiátricamente perturbada y peligrosa para sus compañeros de clase. Doce años fue objeto de atenciones por parte de servicios sociales y psiquiátricos. Dos los pasó en una clínica infantil. Cuando cumplió trece, se le designó a un tutor para que administrara sus bienes. A los diecisiete ya había sido detenida por la policía en cuatro ocasiones borracha y bajo narcóticos. Siempre fue una chica problema que se peleaba a golpes con todos sus compañeros a pesar de que le doblaran la estatura y el peso. En clase nunca respondía las preguntas ni levantaba la mano y nadie sabía si era porque no conocía las respuestas o porque no le interesaba. Desde los quince había tenido unas cincuenta parejas. Carecía de todo tipo de redes de influencia, apoyo o contactos, no tenía a nadie a quien pedirle un simple consejo. A Lisbeth no le gustaba que nadie la tocara sin permiso, aunque la intención fuera amistosa. Es bisexual. Los hackers la conocen como Wasp. Se insinúa que Lisbeth tiene síndrome de Asperger, de ahí el desorden de su departamento, un talento para ver estructuras y entender razonamientos abstractos ahí donde los demás sólo ven el caos más absoluto.

Mikael Blomkvist, periodista de investigación y alma de la revista Millennium dedicada a sacar a la luz los trapos sucios y actividades delictivas de la política y las finanzas es el otro personaje principal, junto con Lisbeth. Blomkvist perdió una querella por difamación y calumnia presentada por un gran grupo industrial cuyo titular es el multimillonario Wennerstrom.

Un cliente desconocido contrata a Salander para que investigue a Wennerstrom y a Blomkvist. Una de las cosas que averigua Salander sobre Blomkvist, es que es amante de Erika Berger, redactora jefe de Millennium. Ella está casada y los tres conocen la relación. A veces duerme con Blomkvist y a veces con su marido.

Harriet estaba destinada a dirigir las empresas Vanger. Por eso Henrik contrata a Mikael, para averiguar qué miembro de la familia asesinó a Harriet, quien simplemente desapareció sin dejar rastro. Se la dio por muerta ahogada. Vanger le ofrece a Mikael contratarlo un año. Deberá ir a vivir a la mansión de Vanger a revisar folio por folio toda la documentación del crimen y cuestionarla como periodista. A cambio, le ofrece muchísimo dinero y al final, entregarle a Wennerstrom para que lo destroce pues Henrik tiene información importante sobre él.

La familia Vanger es muy antigua, data desde el siglo XII. La empresa de los Vanger es un mosaico de alianzas, escisiones e intrigas, pues cada uno es accionista del 5.7%, o cuando mucho del 10%. Eran cinco hermanos: Richard, Harald, Greger, Gustav y Henrik, además de las mujeres, y muchos de ellos vivían en una isla a 37° bajo cero. Los hermanos Harald y Greger eran fascistas nacis a favor de la eutanasia y la esterilización entre otras cosas. Los únicos hermanos que viven son Henrik y Harald y se odian porque Henrik se casó con una judía. A pesar de la antipatía entre ellos, Henrik se llevaba muy bien con Cecilia Vanger, hija del naci Harald. Cecilia y Harald sólo se ven 2 veces al año y eso que viven pared con pared. A Mikael le cae muy bien Cecilia e incluso se hacen amantes, pero no así Isabella (la madre de Harriet) una mujer muy elegante y parecida a Lauren Bacall.

Cecilia se presenta un día en casa de Mikael para decirle que sospecha que en realidad está investigando la desaparición de Harriet en vez de estar escribiendo la biografía de Henrik (tal y como se le hizo creer a la familia, para no levantar sospechas).

En ese marco, inicia su investigación Mikael. Al toparse con Isabella, ésta lo amenaza diciéndole que no se meta en su vida. Mikael también visita a Gustaf Morell, el policía retirado que llevó la investigación de Harriet. Morell piensa que Harriet fue asesinada. El día que murió, Harriet trató de hablar con Henrik para decirle algo pero él estaba ocupado con otros miembros de la familia. Morell le platica del caso Rebecka, una chica que en los cuarenta fue atacada, violada y asesinada brutalmente. El asesino la ató y le metió la cabeza entre las brasas encendidas de una chimenea. Nunca se resolvió el caso.

La casa de Harald era sombría con oscuras cortinas ocultando el interior. Daba mal agüero. A veces cuando Mikael pasaba por la puerta, percibía un ligero movimiento de cortinas. Harald era como una especie de Gollum. Es el Misterio del cuarto amarillo, pero en una isla.

Salander tiene un administrador, una especie de tutor pero con mucho más poder, que llega a violarla a cambio de darle dinero. La segunda vez que la viola, Salander lo graba, así que a la tercera cita le enseña el video y lo chantajea y le deja tatuado en el pecho la frase: “soy un sádico cerdo, un hijo de puta y un violador.”

Gotfried el padre de Harriet murió en una alberca porque estaba alcoholizado.

Mikael solicita un asistente. El abogado de Henrik le recomienda a Lisbeth, quien hizo un informe de él antes de contratarlo. Cuando Mikael lee el informe queda estupefacto. ¿Cómo supo tantas cosas? Se da cuenta de que hasta se metió a su ordenador. Era una hacker.

Henrik entra como accionista de Millennium, como una manera de apoyar a Mikael contra Wennerstrom. Poco después sufre un infarto y queda en recuperación.

A raíz de unas citas que encuentran en un diario de Harriet, se dan cuenta de que Harriet o tenía un hobby bastante peculiar de recopilar citas bíblicas y asociarlas con víctimas de asesinatos, o sabía que existía un vínculo entre los casos. Entre 1949 y 1966, un asesino en serie estuvo por ahí con la Biblia bajo el brazo matando mujeres durante 17 años sin que nadie relacionara los crímenes. Por ejemplo, una de las citas dice: “si un hombre se acuesta con una mujer en su periodo menstrual y tiene relaciones con ella, los dos serán extirpados de su pueblo porque él ha puesto al desnudo la fuente de flujo de la mujer y ella la ha descubierto.” Esa cita la relacionan con una mujer que fue asesinada asfixiada, después de haber sido violada. El asesino le introdujo en la boca una de sus propias compresas usadas. Hay varias cosas que se repiten en los asesinatos: animales sacrificados, fuego, violencia sexual extrema y una parodia de los textos bíblicos. Se dan cuenta también de que todas las víctimas tienen nombres bíblicos y son nombres tradicionales judíos.

La familia Vanger dio al mundo un grupo considerable de fanáticos antisemitas, nacis y teóricos de la conspiración. Por ejemplo, Harald.

Mikael se dio cuenta de que aunque el departamento de Lisbeth en Estocolmo era un caos, ella tenía una mente extremadamente ordenada.

Un día, en el porche de Mikael estaba el cadáver de la gatita que lo visitaba. Estaba carbonizado. Le habían cortado la cabeza y las piernas. Luego fue despellejado y le extrajeron las tripas y el estómago. Los restos estaban tirados junto al cadáver. La cabeza estaba intacta y colocada encima del sillín de la moto de Lisbeth Salander. Antes de lo del gato, alguien se había metido a casa de Mikael a registrarle todo.

El pastor Falk, ahora un anciano, era muy visitado por Harriet (muy entusiasmada con el catolicismo y la Biblia), pero Falk les dijo que Harriet no era una buena cristiana porque sentía fascinación por las fuentes esotéricas: los evangelios apócrifos.

Descubren que el padre de Harriet estuvo en prácticamente todos los escenarios de los crímenes bíblicos. El problema es que murió borracho en el 65 y el último asesinato se cometió en el 66.

Mikael va a la casa de Martin (hermano de Harriet) a investigar y Martin con la pistola lo lleva al sótano, a su cámara de tortura privada, lleno de cadenas, argollas en techo y suelo. Mesas con cuerdas de cuero, un equipo de video, una jaula de acero para encerrar a sus invitados. A la derecha, una cama y un rincón para ver la tele. Lleno de palículas de video con los crímenes. Mikael le pregunta a Martin qué hace con los cuerpos. Los lleva mar adentro, a diferencia de su padre, no deja huellas. Martin le comenta que fue su padre quien le enseñó. Lo inició a los catorce años. Martin le confiesa que quería matar a Harriet porque su papá trató de “educarla” pero ella no aceptaba su deber y de hecho pensaba contárselo todo a Henrik. La realidad es la siguiente: Martin no sabía lo que le había pasado a su hermana. Martin le dice que es la primera vez que tiene un hombre ahí. Nunca ha tocado a otro hombre aparte de su padre. Era su deber. Lo cuelga del cuello, lo desnuda y cuando lo está besando en la boca aparece Lisbeth y lo golpea con un palo de golf. Martin escapa y muere al chocar contra un camión. Martin llevaba asesinando mujeres desde los años sesenta. Una o dos víctimas por año. Sus víctimas: mujeres anónimas, generalmente inmigrantes, prostitutas, marginadas sociales… El asesino sádico sexual tiene tendencia a coleccionar souvenirs de sus víctimas. Vuelve a sus recuerdos para recrear el placer experimentado. Martin anotaba todas las muertes en una bitácora. Catalogaba y evaluaba a sus víctimas meticulosamente, comentando y describiendo a detalle sus sufrimientos. Además, documentó todo con videos y fotos. La caza era su mayor interés. En su base de datos había cientos de mujeres y su padre le enseño a violar, con Harriet. Los obligaba a tener sexo y permitía que Martin abusara de ella. Dice Lisbeth: “si yo pudiera decidir, ese tipo de hombres serían exterminados uno a uno.”

Descubren que Harriet está viva en Australia.

Lisbeth le vacía las cuentas a Wennerstrom y Mikael escribe un libro en su contra que es un éxito.

Harriet regresa a hacerse cargo del imperio Vanger.

Lisbeth le compra un poster de Elvis a Mikael para decirle que lo ama pero lo encuentra paseando con Erika, así que tira el poster a la basura y se va y así termina la primera parte de esta trilogía.

Curiosidades:

  • Evangelios apócrifos: libros ocultos que unos tachan de controvertidos y que otros consideran que deben formar parte del Antiguo Testamento. Son los libros de Judit, Tobías, Esther, Baruk, la Sirásida, los Macabeos y otros más. Fueron escritos un poco más tarde que el resto del Antiguo Testamento y por eso se eliminaron de la Biblia hebrea, no porque los escribas judíos desconfiaran de su contenido sino porque se escribieron después de que las revelaciones de Dios hubieran concluido. En cambio, se incluyen en la vieja traducción griega de la Biblia. Para la Iglesia católica no son polémicos pero para la Iglesia Protestante son muy controvertidos. Lutero los sacó y Calvino más tarde declaró que no podían constituir la base de la fe. Contienen textos que contradicen la claridad de las escrituras. Por ejemplo, sostienen que se puede practicar la magia, que la mentira se permite en ciertos casos y afirmaciones por el estilo.

Veredicto:

Muy entretenido y truculento.

Anuncios